top of page

Martina Pozzi - Human's Pangea
@mp_collages

La Martina Pozzi és arquitecta i collagista italiana. Es va graduar en Arquitectura al 2011, i després d’exercir un parell d’anys al seu país, es trasllada a Sevilla per treballar d’interiorista durant cinc anys. L’experiència de viure a Sevilla la
captiva per complet i s’impregna profundament de la seva cultura i folklore, fet que activa la seva vessant creativa. Al 2018 es trasllada a Barcelona, on segueix treballant com arquitecta. Se’n adona que té una inquietud creativa no resolta; comença a investigar amb la tècnica del collage, mitjà que fa servir per expressar la seva creativitat. Per a ella és una manera de sentir-se relaxada i realitzada.

Retrats de l’ànima és un projecte que vol fugir dels retrats descriptius, anar més enllà de l’estètica per trobar el contingut. La bellesa de cada ésser humà resideix en la seva ànima i no es veu des de la pell. Partint d’aquesta premissa, l’artista fa retrats sobre l’ànima a partir d’una investigació del subjecte i la interpretació dels seus sentiments, estat d’ànim i personalitat, les quals expressa a partir d’elements naturals que brollen de l’interior de la ment o el cos.

Característiques tècniques
Collage manual – 2018 (1 -5) / 2019 (6)
Suport: Paper francès de 90mg/m2
Mesures: 32x42 cm (1 i 2), 42x52cm (3-6)

2- derraman sobre el alma flores y plant
1- non esistono piu lemezze stagioni.jpg
3- de penas melancólicas tan lleno.jpg

Me siento, a veces, triste
como una tarde del otoño viejo;
de saudades sin nombre,
de penas melancólicas tan lleno...
Mi pensamiento, entonces,
vaga junto a las tumbas de los muertos
y en torno a los cipreses y a los sauces
que, abatidos, se inclinan... Y me acuerdo
de historias tristes, sin poesía... Historias
que tienen casi blancos mis cabellos.

 

Melancolía, Manuel Machado

4-amor en su medida.jpg

A veces me pregunto qué será de su vida

Me dejó tan sólo aquella tarde
Qué amarga despedida
Quizás no le entregué
Amor en su medida

 

Llevaba en su equipaje, pedazos de mi vida

Me clavo la daga de la ausencia
Abriéndome una herida
Quizás no le entregué
Amor en su medida

Recuerdo su perfume, sus besos cada día

Me quede tan triste meditando
Sentí melancolía
Quizás no le entregué
Amor en su medida

Pasaron por mi mente, momentos de agonía

El dolor calaba hasta mis huesos
Señal que te perdía
Quizás no le entregué
Amor en su medida

Dios sabrá
Con quien comparte ahora su sonrisa
Dios lo sabrá
O quizás ni el mismo Dios
Sepa dónde está

Amor en su medida, Paco Coria y Juan Díaz

6- cántame, me dijiste cántame.jpg
5- para estar junto a ti.jpg

Cuando voy por la calle y me acuerdo de ti
Me lleno de alegría, de ganas de vivir
Me parece que fuera las flores más bonitas
El cielo más radiante y el aire más sutil

Cuando escucho en la noche alguna melodía
Qué cosas no daría por estar junto a ti
Para sentir que vivo, que vivo intensamente
Y para que tú sientas lo que eres para mí

Estoy enamorado de tu vida
Estoy enamorado de tu amor
Y cada vez que pienso en tu dulzura
Comienza a florecer mi corazón

Me acuerdo que tú tienes tu luz propia
Que siempre estás sonriendo para mí
Y empiezo a revivir en mi memoria
La gloria que le has dado a mi vivir

Estoy enamorado de tu vida
Estoy enamorado de tu amor
Y cada vez que pienso en tu dulzura
Comienza a florecer mi corazón

Me acuerdo que tú tienes tu luz propia
Que siempre estás sonriendo para mí
Y empiezo a revivir en mi memoria
La gloria que le has dado a mi vivir


 

Cuando voy por la calle, El Trío América

Yo iba de peregrina y me cogiste de la mano,

Me preguntaste el nombre, me subiste a caballo,

Fuimos contando las flores que salen nuevas en mayo,

Y me di cuenta enseguida que estabas enamorado.

 

Cántame me dijiste cántame, cántame por el camino y

agarrado a tu cintura te canté a la sombra de los pinos

Mirando estabas para el cielo en la mitad de la raya,

Me acariciaste el pelo me besaste en la cara,

Sonroja mire para el cielo para no mediar palabra

Y soltaste un te quiero que se me clavó en el alma.

 

Cuando la noche caía y el frío más se calaba,

Tu sonrisa busca en la sombra para recrearme en tu cara

Tu cogiste la guitarra y yo canté por sevillanas,

Y bailaron las estrellas que desde el cielo nos miraban.

 

Me despertaste temprano aún quedaban estrellas,

Los dos rompimos llorando cuando saltaron la reja,

En mi virgen del Rocío la que a la puerta se asoma,

Viva la madre de Dios oh viva esa blanca paloma.

 

Cántame, María del Monte

bottom of page